Cultura Chinchorro

Desde hace más de 7000 años hasta el presente los yacimientos arqueológicos de la tradición cultural Chinchorro ubicados en Chile, en la Región de Arica y Parinacota,  conservan un contexto cultural y natural que conforma EL TESTIMONIO ÚNICO Y EXCEPCIONAL de una sociedad cazadora y recolectora marítima hoy desaparecida, que expresó la trascendencia ante la muerte mediante la práctica de momificación artificial más antigua de la humanidad.

 

Los sitios arqueológicos de la cultura Chinchorro se ubican en las desembocaduras de los únicos ríos activos del desierto de Atacama, que funcionaron como verdaderos oasis en medio de un paisaje caracterizado por la híper aridez.

Aproximadamente entre 8.000 y 3.000 años atrás los Chinchorro establecieron sus asentamientos, profundos conchales y cementerios entre terrazas y laderas protegidas de las crecidas de los ríos y las fluctuaciones marinas. Se ubicaron a lo largo de la costa del desierto de Atacama desde llo, en el Perú, hasta Antofagasta en el norte de Chile.

El estudio científico de esta cultura está cercano a cumplir su primer centenario, con lo que se ha llegado a establecer que Chinchorro correspondió a un grupo de cazadores, pescadores y recolectores que a diferencia de otros cazadores recolectores, desarrollaron una compleja tradición de momificación artificial de sus muertos. Este tratamiento mortuorio se inició con la intervención de lactantes y nonatos en Caleta Camarones (7.500 años atrás), pasando luego a momificar a sus muertos sin distinguir edad o sexo.

En específico, son tres los tipos de momificación artificial que se lograron establecer gracias a la diversidad y cantidad de cuerpos exhumados desde el sitio Morro-1 en Arica, siendo el tipo momias negras el más antiguo (entre 7.500 y 5.000 años atrás) y los tipos momias rojas y momias vendadas coetáneos entre sí (entre 5.000 y 3.000 años atrás). Asimismo, se considera como cuerpos Chinchorro otros tipos de tratamientos de inhumación, que comparten espacio en los cementerios como pátinas de barro, embarrilados con esteras de fibra de totora y la aplicación de capas de pigmento sobre la piel

A nivel social no se ha logrado identificar quién ejecutó el proceso de modificación corporal, sin embargo, sí se ha llegado a establecer que su organización se basaba en unidades familiares nucleares, agrupadas en pequeñas bandas que no superaban los 30 individuos con una expectativa de vida no mayor a los 40 años de edad.

Entre las características más destacables de los Chinchorro -que se conjugan con su compleja visión de la muerte- se encuentra: la inhumación de sus muertos en cementerios colectivos, el régimen de sedentarismo, su tecnología de pesca y recolección marina altamente especializada reflejada en artefactos de fina factura, la captura de especies marinas de profundidad y caza de grandes mamíferos marinos sin contar con embarcaciones o medios de flotación.

Más información en Material de Interés

Contacto:

  • Telefono: +(56) (58) 2205549

Boletín:

Recibe en tu mail las principales informaciones del Plan de Gestión y Protección de Sitios Chinchorro suscribiéndote al boletín bimensual.

PLAN DE GESTIÓN DE SITIOS CHINCHORRO

UNIVERSIDAD DE TARAPACÁ