Muñoz, I., Arriaza, B., Aufderheide, A. (1993). Acha-2 y los Origenes del Poblamiento Humano en Arica. (1ª ed., p. 169). Arica: Universidad de Tarapacá.

Autor(es): Iván Muñoz, Bernardo Arriaza, Arthur Aufderheide

Resumen: Desde tiempo prehispánicos antiguos, Arica ha sido un punto de convergencia y comunicaciones entre centros de la costa, altiplano y tierras cálidas orientales, debido a que es un oasis costero en los márgenes del desierto de Atacama. Gracias a la aridez de su desierto, en Arica ocurre una extraordinaria preservación milenaria de restos orgánicos e inorgánicos que permiten descifrar los secretos del pasado. Estos testimonios arqueológicos, únicos en esta región, ofrecen posibilidades inmejorables para el estudio científico de la prehistoria continental y, además, contribuye al desarrollo del turismo regional. Los recientes descubrimientos arqueológicos de la zona, liderados por la Universidad de Tarapacá, indican que el área de Arica remonta sus orígenes humanos a 9.000 años atrás, cuando un grupo de cazadores-recolectores se asentó por primera vez en la zona de confluencia del valle de Azapa y la costa, específicamente en la terraza de Acha. Estos tempranos pobladores desarrollaron una tecnología versátil que les permitió explorar diversos medios de subsistencia, como caza, pesca y recolección. También la variabilidad y abundancia de recursos económicos del medio les facilitó una transición gradual de adaptación a la costa de un buen dominio estratégico del Valle de Azapa. La experimentación tecnológica de subsistencia, junto con la gran variedad de alimentos disponibles fueron los mecanismos que permitieron la continuidad biológica y cultural de estos primeros ariqueños, dando luego origen a las poblaciones locales, las que se expandieron por el litoral nortino creando una fuerte tradición marítima. En la terraza de Acha sus moradores vivieron en chozas circulares y enterraron a sus muertos en mortajas de junquillos. Con el tiempo el ritual mortuorio se vuelve sumamente complejo y los deudos comienzan a momificar artificialmente a sus difuntos, surgiendo así las llamadas “Momias Chinchorro”. Esta compleja forma de concebir el ritual mortuorio por parte de los primeros ariqueños, tal vez como una expresión de continuidad de la vida, sumado a una antigüedad de siete mil años de esta práctica, hacen que el poblamiento arcaico de Arica sea único en lo que corresponde al universo ideológico de los cazadores-recolectores. Sin duda, esta cosmovisión tan particular frente a la muerte, es el reflejo de una fuerte cohesión social del grupo, llegando esta cultura de pescadores, que hoy llamamos Cultura Chinchorro, a perdurar por 3.000 años. Este germen ideológico de pensamiento religioso andino sobre la muerte y la otra vida, que se diluye en el tiempo, debió formar las bases para el imbricado sentimiento religioso de las poblaciones locales posteriores. Hoy día, a 500 años desde que las culturas americanas recibieron el primer impacto de la cultura occidental aún continúan con su propia dinámica de busear respuestas frente a las interrogantes de la vida y se debaten entre la aculturación total y la necesidad de expresar su propia identidad y acervo cultural.

 Referencia: Muñoz, I., Arriaza, B., & Aufderheide, A. (1993). Acha-2 y los Origenes del Poblamiento Humano en Arica. (1ª ed., p. 169). Arica: Universidad de Tarapacá.

Universidad de Tarapacá. (2013). Cultura Chinchorro. Catálogo Exposición 2012. (B. Arriaza, V. Standen, O. Lagos, Eds.) (1ª ed., p. 115). Arica: Ediciones Universidad de Tarapacá.

Autor(es): Autores: Universidad de Tarapaca. Bernardo Arriaza, Vivien Standen, Octavio Lagos (eds.)

Resumen: Arica es reconocida internacionalmente por su gran riqueza arqueológica. Las condiciones ambientales, han permitido la conservación de los restos materiales y orgánicos prehispánicos. La custodia, preservación y estudio de este milenario patrimonio cultural es parte del sello institucional de la Universidad de Tarapacá. En el mes de marzo del 2010, el Museo Universidad de Tarapacá San Miguel de Azapa inauguró una moderna sala destinada especialmente a la exhibición de la cultura Chinchorro. Esta obra, de más de 800 metros cuadrados, fue financiada por el Gobierno Regional y la propia Universidad. Esta nueva sala, apoyada en un atractivo diseño museográfico, presenta la cultura Chinchorro en todas las dimensiones que es posible rescatar de la materialidad arqueológica, incluida aquella dimensión espiritual que la ha posicionado mundialmente, su preocupación por la vida después de la muerte plasmada en la práctica de la momificación artificial más antigua que conoció la humanidad. El presente catálogo, no es sólo una documentada guía de la exhibición que se presenta en esta sala, es también una verdadera contribución al conocimiento de la cultura Chinchorro. Su edición estuvo a cargo de Bernardo Arriaza y Vivien Standen, antropólogos físicos de nuestra institución y reconocidos estudiosos de esta cultura, los que contaron con la colaboración de Octavio Lagos. Con esta publicación, la Universidad de Tarapacá reafirma su compromiso con la difusión del patrimonio arqueológico regional.

Referencia: Universidad de Tarapacá. (2013). Cultura Chinchorro. Catálogo Exposición 2012. (B. Arriaza, V. Standen, & O. Lagos, Eds.) (1ª ed., p. 115). Arica: Ediciones Universidad de Tarapacá.

Arriaza, B., Standen, V. (2009). Catálogo Momias Chinchorro: Cuerpos con momificación artificial Museo Arqueológico Universidad de Tarapacá, Arica (1ª ed., p. 206). Arica: Centro Investigaciones del Hombre en el Desierto CIHDE.

Autor(es): Bernardo Arriaza, Vivien Standen.

Resumen: Las momias Chinchorro han ido adquiriendo una importante relevancia en la arqueología nacional e internacional, esto dado principalmente a su compleja elaboración y antigüedad de 7000 años. Sin Embargo, a la fecha, hasta donde sabemos no existe ningún catálogo que presente información básica sobre cada uno de los cuerpos exhumados, tanto del Museo Arqueológico de la Universidad de Tarapacá, Azapa (MASMA), como de otros museo nacionales o internacionales que albergan momias Chinchorro. Dado lo anterior, la creación de este catálogo sobre las momias Chinchorro apunta a dos objetivos básicos. Primero, cuantificar el total de cuerpos con momificación artificial provenientes de Arica. En segundo lugar generar una ficha biográfica o sinopsis de cada uno de éstos, incluyendo su perfil bioantropológico y estado actual de conservación. Así esperamos, con este aporte descriptivo, contribuir con material de apoyo que en forma gráfica y sintética nos permita identificar cada una de las momias Chinchorro y evaluar su condición global para potenciar su puesta en valor, tanto científica como museográfica. A futuro, cuando dispongamos de los recursos necesarios esperamos generar una nueva edición incorporando los casos restantes de Arica y otras áreas que esta vez no fueron incluidas.

 Referencia: Arriaza, B., & Standen, V. (2009). Catálogo Momias Chinchorro: Cuerpos con momificación artificial Museo Arqueológico Universidad de Tarapacá, Arica (1ª ed., p. 206). Arica: Centro Investigaciones del Hombre en el Desierto CIHDE.

Formato digital interactivo:

 

Arriaza, B., Standen, V. (2002). Muerte, Momias y Ritos Ancestrales: La Cultura Chinchorro (1ª ed., p. 60). Arica: Ediciones Universidad de Tarapacá.

Autor(es): Bernardo Arriaza, Vivien Standen.

Resumen:El Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, dependiente de la Universidad de Tarapacá, tiene el agrado de presentar la obra bilingüe "Muerte, Momias y Ritos Ancestrales: La Cultura Chinchorro" que narra la historia de un antiguo grupo de pescadores que habitaron las costas del extremo norte de Chile, entre los años 5.000 al 2.000 antes de Cristo: los Chinchorros. La cultura Chinchorro, ampliamente reconocida en el mundo científico, especialmente por sus elaboradas y antiquísimas prácticas de momificación, ha despertado también el interés del público general por conocer este importante momento de la temprana historia de la humanidad, desarrollada en los ambientes costeros del desierto de Atacama. Los autores de esta obra, Bernardo T. Arriaza y Vivien G, Standen, reconocidos investigadores de la cultura Chinchorro, nos entregan en un lenguaje simple y ameno una visión general sobre la muerte, las momias, y la vida cotidiana de este grupo humano, cuyos cuerpos momificados se encuentran actualmente depositados en el museo de Azapa, Institución que alberga la mayor y más importante colección de cuerpos y utensilios Chinchorro, testimonios tangibles de las creencias y de la vida diaria de estos antiguos pescadores. El Museo Arqueológico San Miguel de Azapa cuya misión es la de Investigar, educar, y velar por la preservación del legado cultural dejado por nuestros antepasados, invita a Ud. a disfrutar esta obra y conocer algo más de estos antiguos antepasados nuestros, los Chinchorros.

Referencia: Arriaza, B., & Standen, V. (2002). Muerte, Momias y Ritos Ancestrales: La Cultura Chinchorro (1ª ed., p. 60). Arica: Ediciones Universidad de Tarapacá.

Arriaza, B. T., Standen, V. G. (2005). Cuerpos Momificados (p. 85). Arica: Ediciones Universidad de Tarapacá.

Autor(es):

El Museo Arqueológico San Miguel de Azapa, dependiente de la Universidad de Tarapacá, tiene el agrado de presentar la obra bilingüe “Muerte, Momias y Ritos Ancestrales: La Cultura Chinchorro” que narra la historia de un antiguo grupo de pescadores que habitaron las costas del extremo norte de Chile, entre los años 5.000 al 2.000 antes de Cristo: los Chinchorros.

La cultura Chinchorro, ampliamente reconocida en el mundo científico, especialmente por sus elaboradas y antiquísimas prácticas de momificación, ha despertado también el interés del público general por conocer este importante momento de la temprana historia de la humanidad, desarrollada en los ambientes costeros del desierto de Atacama.

Los autores de esta obra, Bernardo T. Arriaza y Vivien G. Standen, reconocidos investigadores de la cultura Chinchorro, nos entregan en un lenguaje simple y ameno una visión general sobre la muerte, las momias, y la vida cotidiana de este grupo humano, cuyos cuerpos momificados se encuentran actualmente depositados en el museo de Azapa, institución que alberga la mayor y más importante colección de cuerpos y utensilios Chinchorro, testimonios tangibles de las creencias y de la vida diaria de estos antiguos pescadores.

El Museo Arqueológico San Miguel de Azapa cuya misión es la de investigar, educar, y velar por la preservación del legado cultural dejado por nuestros antepasados, invita a Ud. a disfrutar esta obra y conocer algo más de estos antiguos antepasados nuestros, los Chinchorros.

Contacto:

  • Telefono: +(56) (58) 2205549

Boletín:

Recibe en tu mail las principales informaciones del Plan de Gestión y Protección de Sitios Chinchorro suscribiéndote al boletín bimensual.

PLAN DE GESTIÓN DE SITIOS CHINCHORRO

UNIVERSIDAD DE TARAPACÁ